martes, 24 de julio de 2012

columna 2: trata y trafico de personas

COLUMNA:   TRATA Y TRÁFICO DE PERSONAS
El índice de Trata y Tráfico de personas en Bolivia se incrementó en un 92,2 por ciento en los últimos 10 años. El 70 por ciento de las víctimas son niños, niñas, adolescentes y mujeres jóvenes de 12 a 22 años de edad.
Según un estudio realizado por la Organización de los Estados Americanos (OEA) señala que Bolivia es uno de los cinco países de Sudamérica con más casos de Trata y Tráfico de Personas.
En la presente gestión, hasta el mes de junio se tuvo conocimiento de 94 casos de trata de personas en Bolivia, del cual un gran número de las denuncias provienen de los departamentos de La Paz, Cochabamba y Santa Cruz, dio a conocer el Centro de Capacitación y Servicio para la Mujer, (Cecasem), poniendo así a estos entre las jurisdicciones que mayor trabajo necesitan en el tema.
Con el objetivo de perseguir y sancionar este tipo de actos en la sociedad boliviana, la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara Diputados socializa un proyecto de ley denominado "Ley Integral contra la Trata y Tráfico de Personas", el cual pretende ser aprobado en el próximo mes de agosto.
Entre las principales características de esta norma se encuentra el de proteger la vida, la integridad física, psicológica de las personas. Permitirá también penar aquellos delitos que derivan de la trata como la servidumbre, esclavitud y pornografía. Por otro lado, establece la incorporación de agentes encubiertos para descubrir redes de proxenetas.
La ley en Bolivia sanciona este delito con una pena privativa de libertad de 8 a 12 años, el que mediante engaño, coacción, amenaza, o uso de la fuerza prive la libertad de seres humanos.
La trata y tráfico es un problema mundial, no sólo de Bolivia, porque la explotación sexual se ha convertido en el tercer negocio más rentable a nivel mundial.
Se calcula que al año unos 15.000 niños, niñas y adolescentes bolivianos salen por las fronteras de Bermejo, Yacuiba y Villazón sin permiso de sus padres. Se desconoce cuántos van al Perú y a otros países limítrofes, expuestos a ser víctimas de las redes de trata y tráfico de personas.
A nivel internacional una de las causas principales para la trata y tráfico de las personas es la económica porque después del tráfico de armas y estupefacientes, el tráfico de seres humanos es el negocio millonario más grande del mundo, no solo por la explotación sexual, explotación laboral sino por el tráfico de órganos.
Bolivia arroja índices muy alarmantes en cuanto a la explotación laboral y sexual, pues el negocio de la trata y tráfico de personas se ha convertido en el tercero más lucrativo, luego del narcotráfico y del negocio ilícito de armas.
La prostitución, el proxenetismo y la pedofilia, son algunas de las figuras que se encuentran dentro de la trata y el tráfico de personas, un mal que afecta a la sociedad en su conjunto, considerando que estas acciones ilegales no diferencian clases sociales, razas, ni edad.
Hasta ahora, el delito de trata y tráfico de personas tiene muy pocos sancionados. En contraste, a diario se reporta la desaparición de adolescentes, la mayoría mujeres, captadas por redes de trata y tráfico de personas, ya sea con fines de explotación laboral o sexual. Bolivia no cuenta con una base de datos sobre la cantidad de desaparecidos. En Cochabamba, cada institución que trabaja en defensa de los derechos de la niñez y adolescencia cuenta con su lista de desaparecidos y no hay una información única, ni se sabe exactamente cuántos de los extraviados son encontrados.
La trata y el tráfico de personas, en Bolivia, no solo se ha incrementado notoriamente en los últimos años, sino que es un tema que empaña la imagen internacional de nuestro País, puesto que es tipificado como un país de origen, tránsito y destino de decenas de mujeres, y quizás hombres, víctimas de estos delitos. A la vez, esta situación la hace mucho más vulnerable a los ojos de los traficantes de seres humanos, puesto que conocen la fragilidad de nuestros controles migratorios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada